Paseos en barca

¡Reserva ya!

Salimos si se llega al mínimo de 6 personas. Si sois entre 1 y 5 personas podéis asegurar la salida de la embarcación pagando 35€. Máximo 10 personas barca.

6 Personas mínimo

45´ Minutos

350 especies de aves

"Cumplamos la seguridad entre todos"

¡Disfruta en familia!

Disfruta del parque natural de la Albufera, con más de 350 especies de aves diferentes.

¡Ven con tus amigos!

En el Parque Natural podemos encontrar más de 800 especies diferentes de plantas. No hace falta conocer todos sus nombres para disfrutar de ellas.

¡Empresas/Escolares!

La Albufera de Valencia se conoce como el espejo de sol. Este Parque Natural nos permite pasear en barca, ver la naturaleza y conocer zonas de gran valor ecológico.

Parque Natural

Estamos a 10´ minutos de la Ciutat de Les Arts
I Les Ciencies.

"Disponemos de parking privado".

Powered by Wikiloc

Quizá solo los más antiguos del lugar recuerden aquello de “¡Percha, Tonet!”

Quizá solo los más antiguos del lugar recuerden aquello de «¡Percha, Tonet!»  de la famosa serie Cañas y barro. Quizá solo ellos, los que todavía hoy surcan los canales de la Albufera, sepan reconocer el origen de aquella famosísima expresión que traspasó las fronteras de la pantalla. 

Los barqueros han sido y siguen siendo la esencia de este magnífico parque natural del sur de Valencia. Hoy ya no perchan sus albuferencs, pues estas barcas ya van provistas de motores, pero sí saben lo que se siente al recorrer en silencio los canales de este hermoso lago, guiados por los sonidos de los miles de aves que sobrevuelan la zona.

Adentrarse en las aguas dulces de la Albufera es una experiencia mágica que nos transporta unas cuantas décadas atrás, cuando todavía Tonet no había conocido el boom turístico de esta zona y disfrutaba casi a solas de este paisaje. Un paisaje que, con cada atardecer, se sigue tiñendo por una luz que pocos como Sorolla supieron plasmar tan bien en sus lienzos.

Del imaginario colectivo que creó Cañas y barro en televisión todavía se conserva la esencia de un lugar que parece no conocer el paso del tiempo. Los tonos anaranjados al final del día, reflejados en un agua calmada, siguen siendo una constante que se repite cada jornada, cuando los barqueros regresan al embarcadero y amarran sus anclas hasta el día siguiente.

En Paella School Montero hemos querido rendir nuestro particular homenaje a aquella serie de finales de los 70. Por eso, contamos con un embarcadero propio para ofrecer a nuestros visitantes la posibilidad de recrear la magia de la que nos hablaba Blasco Ibáñez en su novela, mucho antes de que fuera llevada a la televisión.